Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith (2005)

La tercera película dentro de la cronología interna de la saga de “La Guerra de las Galaxias” (“Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith”) fue estrenada el día 19 de mayo de 2005. Esta tercera y última entrega de la segunda trilogía obtuvo un ingreso mundial en taquilla de más de 850 millones de dólares, lo que la convirtió en la segunda adaptación con mayores ganancias de la saga. Sin embargo, pero, esta superproducción también fue la única en recibir la clasificación de “no apta para público menor de 13 años” debido a sus elementos “oscuros, emocionales y trágicos”.

Fue tal el éxito de la película, que en cada ciudad donde fue exhibida se registraron grandes cifras en la fecha del estreno. Por poner un ejemplo, en Argentina, unas 13.020 personas vieron la película en el total de las 77 funciones que se programaron, incluyendo salas en las que hubo de dos a tres funciones simultáneas.

Igual de exitoso fue el lanzamiento del DVD el 31 de octubre del 2005 en Estados Unidos y el 2 de noviembre del mismo año en España. El DVD consta de dos discos con película y sonido remasterizado de la fuente digital original.

Diferente a las demás películas dirigidas por George Lucas, “Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith” fue estrenada en DVD sin ninguna alteración notable respecto a la versión original, exceptuando una escena cerca del final. El DVD de esta superproducción resulta todo un agregado a las colecciones de los fans de la saga, ya que ofrece un gran número de documentales, incluyendo uno de larga duración de dos featurettes.

El primero de dichos documentales trata sobre la profecía de Anakin Skywalker como “El Elegido”. También se incluye otro que trata sobre los dobles de riesgo de la película, además de una colección de 15 breves documentales del Sitio Web Oficial presentados durante la realización de la película.

Finalmente, el DVD también incluye, conjuntamente con una demo del juego “Star Wars: Battlefront II” y un trailer de “Star Wars: Empire at war” (ambos para Xbox), un audio-comentario presentando al director y guionista George Lucas, al productor Rick McCallum, al director de animación Rob Coleman, y a los supervisores de efectos visuales de la empresa ILM: John Knoll y Roger Guyett.

El argumento de “Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith” trata sobre una época en la que los Caballeros Jedi se han esparcido por la galaxia dirigiendo a un ejército masivo de clones con el objetivo de enfrentarse a los miembros del clan separatista una vez transcurridos ya tres años del inicio de las Guerras Clon.

La historia de este episodio parte con el secuestro del Canciller Palpatine, y el maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, acompañado de su aprendiz Anakin Skywalker, emprenden juntos el camino para rescatarlo y eliminar a los líderes separatistas Conde Dooku y General Grievous, para así devolver la paz a la Galaxia.

Mientras tanto, el Canciller fortalece su amistad con el joven Anakin, y busca convencerlo de lo mucho que se beneficiaría si se pasa al “Lado Oscuro” de la fuerza. Esta amistad preocupa mucho en la Orden de los Caballeros Jedi, y se empieza a sospechar de ambos, sobretodo cuando el Canciller se revela como quien es en realidad; el Lord Sith Darth Sidious. Los destinos de la Orden Jedi y de la República Galáctica se encuentran expuestos ante un inminente peligro.

Anakin, el aprendiz de Obi-Wan, acude al Alto Consejo para notificar la verdadera identidad del Canciller. Aunque el Jedi Mace Windu no confía en la veracidad de las palabras de Anakin, le garantiza a éste que confía en él. Es entonces cuando Windu decide acudir a la oficina del Canciller Palpatine, junto a otros tres maestros de la Orden, para asegurarse de ello y, por consiguiente, encarcelar a Palpatine por el delito de traición a la República.

Sin embargo, visto el intento de detención, el Canciller los ataca y logra asesinar a los dos acompañantes de Windu. El Canciller, ahora descubierto en su verdadera personalidad, huye y es visto por Anakin, al que Palpatine recuerda que los Caballeros Jedi no deben asesinar ni oprimir a sus rivales.

Entonces, ocurre lo que parecía imposible. El joven Anakin desarma a Windu ante la presencia de Sidious, para que éste último, aprovechándose de tal situación, logre asesinar al Caballero de la Orden Jedi. Tras el asesinato, Sidious elige a Anakin como su nuevo aprendiz, dándole el nombre de Darth Vader. Éste jura lealtad a su nuevo maestro y empieza a usar el “Lado Oscuro” de la fuerza.

Convertido ya Anakin en Darth Vader, éste acude al templo Jedi para asesinar a todos los niños de la Orden. Aprovechando este ataque, Sidious ordena a los clones activos en la galaxia asesinar a sus respectivos generales Jedi. Como consecuencia de todo esto, la mayoría de los maestros Jedi son asesinados por sus propias tropas de combate. Únicamente el maestro Yoda y Obi-Wan logran sobrevivir a tal masacre.

En esta situación, Darth Vader (bajo la identidad original de Anakin) busca a su ya esposa Padmé Amidala y le revela que la Orden Jedi ha intentado apoderarse de la República y traicionar al Senado. Posteriormente, Darth Vader marcha al planeta Mustafar para asesinar a los líderes separatistas de la Confederación de Sistemas Independientes.

En el Senado Galáctico, Sidious, mostrándose como el Canciller Palpatine, informa a los senadores del presunto complot organizado por la Orden de los Caballeros Jedi para derrocar a la República y apoderarse así de la galaxia, y les recomienda  la reorganización de la misma en un nuevo sistema político, el Imperio Galáctico. Los senadores creen la versión del Canciller y aprueban la medida, poniendo fin a la República Galáctica.

Por otro lado, habiendo sobrevivido al último ataque, Obi-Wan Kenobi y el maestro Yoda logran llegar al Templo Jedi donde  se encuentran con los cadáveres de los niños aprendices asesinados. Dichos cadáveres presentan heridas producidas por sable de luz, el cual es un arma exclusiva de la Orden Jedi. Obi-Wan, consultando las grabaciones de seguridad del edificio, descubre que el asesino y único responsable de la masacre fue Anakin. A raíz de dicho descubrimiento, la confusión de Obi-Wan aumenta y, temiendo enfrentarse al que para él ha sido como un hermano, decide alertar del peligro a los Caballeros Jedi que han logrado sobrevivir. Además, Obi-Wan visita a Padmé Amidala para informarle sobre la conversión de Anakin al “Lado Oscuro” de la fuerza, pero sin embargo, ella no le cree y se marcha al planeta Mustafar para encontrarse con el propio Anakin.

Cuando se encuentran Padmé y Anakin, ésta primera confronta al joven Jedi convertido diciéndole que su objetivo real es derrocar a Sidious, para así finalmente poder gobernar la galaxia junto a ella. Ante esto, Anakin se enfurece y trata de asfixiar a Padmé acusándola de traicionarlo. A todo esto, llega el caballero Obi-Wan que logra convencer a Anakin de que la libere, para después posteriormente intentar razonar con él. Sin embargo, pronto se da cuenta de que Anakin se encuentra consumido por el “Lado Oscuro” de la fuerza.

Así es como, de repente, da comienzo un duelo de sables de luz entre Obi-Wan y Anakin. El duelo resulta adverso para el convertido a Darth Vader, que sin embargo, se niega a la rendición y da un gran salto sobre su rival para intentar atacar a su ahora ex-maestro por la espalda. A pesar, pero, de este intento de ataque, Obi-Wan logra cortarle las piernas y el brazo izquierdo con su sable de luz.

Finalizada la lucha, Obi-Wan le hace saber a Darth Vader cuánto dolor le ha causado saber de su conversión al “Lado Oscuro“, mientras éste último comienza a quemarse por el contacto cercano de la lava volcánica. Dichas quemaduras provocan a Vader graves daños pulmonares.

Mientras por acción de la lava, Darth Vader se está desintegrando, Obi-Wan decide marchar del planeta Mustafar junto a Padmé. Pero en ese preciso instante llega el Canciller Palpatine, quien rescata a Vader y ordena que lo curen usando implantes cibernéticos y prótesis en sus extremidades. Como resultado de la operación, Darth Vader es introducido en un traje metalizado de color negro con apariencia de robot.

Por otro lado, surgen inconvenientes para Padmé Amidala, ya que su nave Tantive IV sufre a causa de una complicación en el embarazo de la senadora. Padmé da a luz a dos gemelos, pero sin embargo, visto lo visto, ella renuncia a seguir viviendo. Los bebés, una niña y un niño, son llamados Leia y Luke.

Obi-Wan, Yoda y Bail Organa deciden mantener ocultos y separados a los hijos de Padmé y Anakin. Llevan a la pequeña Leia a Alderaan, donde vivirá con la reina y Organa. Por su parte, Luke es llevado a Tatooine para vivir con Owen y Beru, sus más cercanos parientes.

Finalmente, Obi-Wan decide también participar de la tutela y protección de Luke, mientras que el maestro Yoda vivirá como exiliado en el planeta Dagobah. Tanto Obi-Wan como Yoda esperarán a que ambos niños crezcan, ya que consideran que ellos serán la única esperanza de recuperar en el futuro la Galaxia, la cual se encuentra ahora bajo el mando del Imperio Galáctico encabezado por el Emperador Sith; Darth Sidious y su nuevo aprendiz Darth Vader.