Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones (2002)

Una vez estrenada la anterior entrega (“Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma”), tres años después, un 16 de mayo de 2002, los fans de la saga de “La Guerra de las Galaxias” tuvieron la oportunidad de presenciar “Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones”.

Esta entrega de la superproducción más taquillera de la historia fue dirigida, como las anteriores, por George Lucas, mientras que el guión fue escrito por el propio Lucas y por Jonathan Hales.

A nivel de taquilla, a este episodio de la segunda trilogía no le fue nada mal, ya que recaudó en total unos 650 millones de dolares en todo el mundo convirtiéndose, por lo tanto, en la cuarta película de la saga con mayor recaudación.

Para esta nueva historia de “Star Wars”, George Lucas contó con un nuevo reparto de actores integrado por Ewan McGregor, Hayden Christensen, Natalie Portman, Samuel L. Jackson, Christopher Lee, Ian McDiarmid, Temuera Morrison, Frank Oz, Anthony Daniels y Kenny Baker.

Nuevamente, los estudios de la productora 20th Century Fox sirvieron para el rodaje de la mayoría de escenas de la película, particularmente los ubicados en Australia. En lo que al rodaje de escenas de exteriores se refiere, se utilizaron como escenarios el Palacio Real de Caserta y los jardines del Lago de Como (ambos en Italia), el desierto de Túnez y la ciudad de Sevilla en España.

Esta película no solo fue adelantada a sus tiempos en lo que a su argumento respecta, sino que también lo fue en cuanto a su realización, ya que se rodó por completo con cámara digital de alta definición de 24 fotogramas por segundo. La empresa Light & Magic, perteneciente al conglomerado empresarial del director George Lucas, se encargó de la realización de los efectos especiales.

Lógicamente, “Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones” representa la continuación de la entrega anterior de la saga (“Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma”), y los hechos tienen lugar diez años después de los sucesos de la película anterior.

Tras la batalla en el planeta Naboo, la galaxia entera se encuentra convulsionada. Se presiente que en cualquier momento puede estallar una guerra civil. Un renegado Caballero Jedi de nombre Conde Dooku ha estado dirigiendo a algunos sistemas solares y amenazando con la secesión de la República Galáctica. Durante los últimos diez años han ocurrido muchas cosas, como por ejemplo, el intento de asesinato de la senadora Padmé Amidala, quien en la entrega anterior era la reina de Naboo, o la designación del joven aprendiz de Jedi, Anakin Skywalker, para protegerla, dado que Obi Wan Kenobi se encuentra involucrado en averiguar pistas sobre el intento de asesinato de la senadora.

Paralelamente, el aprendiz y protector Anakin Skywalker y la senadora y protegida Padmé Amidala se enamoran y se confiesan mutuamente su amor cuando ambos marchan hacia el planeta Naboo. Sin embargo, pero, deciden callar sus sentimientos porque los Caballeros Jedi no tienen permitido enamorarse.

Por otro lado, Anakin ha estado últimamente teniendo sueños sobre su madre, quien presiente que sufre desde que el joven abandonó Tatooine, con lo que decide marchar a su encuentro hacia su planeta de origen en compañía de Padmé. Nada más llegar a Tatooine, Anakin se entera que su madre ha sido secuestrada, por lo que el joven aprendiz de Jedi decide partir solo en su búsqueda hasta que finalmente la encuentra prisionera en un campamento de los Tusken. Apenas encontrada su madre, Anakin presencia su muerte, por lo que clama venganza y termina asesinando de forma despiadada a toda la tribu de los Tusken. Finalmente, Anakin regresa con el cuerpo de su madre a la granja de los Lars donde es enterrada.

En lo que respecta a las investigaciones llevadas a cabo por Obi-Wan Kenobi acerca del intento de asesinato de la senadora, el Caballero Jedi se encuentra en el planeta Kamino. Allí descubre que los kaminoanos están preparando un ejército de clones para la República por encargo de un maestro Jedi, el cual había sido asesinado años atrás. Además, Obi-Wan encuentra también a quien intentó matar a la senadora Padmé Amidala. El susodicho, que responde al nombre de Fett, consigue escapar al ser descubierto, pero Obi-Wan Kenobi le sigue hasta el planeta Geonosis, donde también descubre que se encuentran los separatistas de la República organizados por el Conde Dooku.

A partir de ahí, Obi-Wan intenta ponerse en contacto con el Consejo para informar de sus descubrimientos, pero sin embargo no le es posible establecer una comunicación desde el punto en el que se encuentra, por lo que decide enviar un mensaje a Anakin (quien se encuentra a menor distancia) para que sea él quien posteriormente lo reenvíe al Consejo.

De repente, pero, un hecho inesperado trastoca los planes de Obi-Wan. El Caballero Jedi ha sido apresado, por lo que Anakin y Padmé Amidala acuden a su rescate. Ambos también son capturados, por lo que muchos Caballeros Jedi llegan para rescatarlos. Sin embargo, casi todos los Caballeros Jedi llegados como refuerzos son destrozados por el ejército separatista cuando irrumpe la figura del maestro Yoda, quien aparece con miles de soldados clon procedentes del planeta Kamino para terminar derrotando a los separatistas.

A partir de estos hechos, se desencadena una gran batalla entre la República y los separatistas que daría pié posteriormente al inicio de las Guerras Clon. Durante el desarrollo de las Guerras, el Conde Dooku huye perseguido por Anakin y Obi-Wan, quienes consiguieron escapar gracias a la intervención del ejército clon. A pesar de ello, el Conde logra derrotar en un duelo a Obi-Wan y consigue amputar un antebrazo a Anakin. Por su lado, el maestro Yoda decide acudir en ayuda del joven e inicia un duelo con el Conde Dooku, quien finalmente termina huyendo.

En la última escena de la película aparece el joven Anakin, quien ahora con un brazo mecánico a causa de la amputación, se casa en secreto con la senadora Padmé Amidala en los lagos del planeta Naboo.

Muchos de los intérpretes de los personajes de la entrega anterior (“Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma”) volvieron a actuar en esta entrega. Ewan McGregor interpretaba el papel de Obi-Wan Kenobi, convertido en Caballero Jedi y en mentor del joven Anakin Skywalker. Natalie Portman encarnaba a Padmé Amidala, antigua reina del planeta Naboo y actual senadora del mismo. Ian McDiarmid era el Canciller Palpatine, mientras que el escogido para la interpretación del papel del joven Anakin Skywalker fue Hayden Christensen.

Por otro lado, Samuel L. Jackson también volvió a interpretar el papel de Mace Windu, un maestro Jedi miembro del ConsejoFrank Oz prestó de nuevo voz al maestro Yoda, personaje que por primera vez en la saga fue realizado mediante efectos digitales sustituyendo a las marionetas utilizadas en episodios anteriores. Anthony Daniels y Kenny Baker dieron vida a los androides C-3PO y R2-D2 respectivamente. Ahmed Best retomó su papel de Jar Jar Binks.

En lo que se refiere a la relación de actores que conforman el reparto nuevo para este episodio, destacan la figura de Christopher Lee, quien interpretó a un antiguo Jedi que se hace llamar Conde Dooku y que se erige como líder del movimiento separatista, Temuera Morrison, quien encarna al caza-recompensas Fett y el actor Daniel Logan, quien interpretó a Boba, un clon inalterado al que Fett trata como a un hijo y que ya apareció de adulto durante la primera trilogía de la saga.