Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma (1999)

Si las anteriores entregas hicieron esperar a los amantes de la saga “Star Wars”, la paciencia de los mismos tuvo que durar 16 años, ya que ese es el tiempo transcurrido entre el estreno del último episodio (“Star Wars: Episodio VI – El retorno del Jedi”) y el estreno el 19 de mayo de 1999 de “Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma”. 

La experiencia ante la crítica no le fue tan bien a esta película como a sus antecesoras de la saga. Sin embargo, eso sí, fue un enorme éxito mundial en taquilla recaudando nada más y nada menos que 925,5 millones de dólares, lo que confirmaba que la franquicia dirigida por George Lucas seguía siendo cautivadora para los espectadores.

Indicar, aparte, que esta misma película se reestrenó en versión DVD  casi 13 años después; el 10 de febrero de 2012.

Esta nueva entrega nos lleva a la misión que el Canciller Supremo de la República, Valorum, encomienda a dos embajadores Jedi. Éstos deberán visitar el centro de la Federación de Comercio, donde se encuentra el Virrey Nate Gunray, líder del organismo.

En la visita, los Jedi son recibidos por el  androide TC-14, quien informa a Gunray que los embajadores son Caballeros Jedi y que responden a los nombres de Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi. El objetivo de Gunray no será otro que el de acabar con los dos Caballeros Jedi.

Mediante el uso de un gas tóxico, el Virrey Nate Gunray ataca el lugar donde se encontraban Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi, y además les envía un grupo de androides de batalla. Sin embargo, los Caballeros Jedi, usando sus sables de luz, los vencen rápidamente y, aunque Gunray sigue enviando atacantes, los Jedi consiguen escapar por el túnel de ventilación.

El escape lleva a los Caballeros Jedi hacia un bosque en el planeta Naboo que se encuentra asediado por los androides de la Federación de Comercio. Qui-Gon Jinn se encuentra con un gungano llamado Jar Jar Binks, quien los lleva hacia su ciudad oculta; Otoh Gungan. Una vez en la ciudad, los Jedi se reúnen con el líder de la misma; Nass, y éste les proporciona una nave para que rescaten a la reina del planeta Naboo; Padmé Amidala. Para el cumplimiento de esta misión se llevaran a Jar Jar Binks como guía.

Durante la misión de rescate, los Caballeros Jedi sortearán y vencerán a toda clase de criaturas marinas para, finalmente, terminar rescatando a la reina.

Sin embargo, la operación escape se les complica cuando son atacados por las tropas de la Federación de Comercio. En uno de dichos ataques, la nave en la que viajan sufre daños y deben aterrizar forzosamente en el planeta Tatooine para repararla. Mientras dura su estancia en Tatooine, acuden a una tienda de repuestos de Walto donde trabaja un niño-esclavo llamado Anakin Skywalker. En ese momento es donde se ven por primera vez la reina del planeta Naboo, Padmé Amidala y Anakin.

El niño Anakin invita a los Caballeros Jedi y a la reina a refugiarse en su casa cuando de repente se ven sorprendidos por una tormenta. Ya en la casa, Qui-Gon Jinn le explica a la madre de Anakin; Shmi Skywalker, que siente una presencia fuerte de la Fuerza en el niño y presiente que quizás sea el joven Anakin el elegido por la profecía Jedi para traer balance a la Fuerza.

El niño les cuenta que va a participar en una carrera con su nave, y Qui-Gon Jinn le apuesta a Walto que si Anakin gana la carrera se quedarán con los repuestos para la nave y con la libertad del joven. Walto acepta la apuesta pensando que Anakin no puede ganar la carrera.

Sin embargo, en la carrera, aunque Anakin tiene problemas debido a que su contrincante Sebulba había roto un elemento de su pod, el joven logra estabilizar la nave y gana la competición. Por consiguiente, y cumpliendo con el pacto de la apuesta, los Jedi se quedan con los repuestos de la tienda y con el niño que, asustado, se despide de su madre.

Una vez unido el joven Anakin con el grupo de los Caballeros Jedi, éstos se dirigen a Coruscant, capital de la República. No obstante, antes de abordar la nave, Qui-Gon Jinn es sorprendido por el aprendiz de Lord SidiousDarth Maul, y éstos mantienen una pequeña lucha con sus respectivos sables. Finalmente, durante la pelea Qui-Gon Jinn logra huir en la nave.

Llegados a Coruscant, Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi solicitan al Consejo Jedi permiso para el entrenamiento del joven Anakin. Sin embargo, el Consejo rechaza dicha propuesta, por lo que Qui-Gon Jinn deberá terminar el entrenamiento de su compañero Obi-Wan Kenobi para así poder entrenar a Anakin él mismo.

Mientras tanto, el Senador Palpatine intenta convencer a la reina del planeta Naboo; Padmé Amidala de votar en contra de Valorum, Canciller Supremo, por no tomar medidas de defensa respecto a la conquista del planeta. La reina, no obstante, decide votar a favor del Canciller Supremo, pero como éste último no ha logrado su objetivo de proteger a Naboo, decide ir hacia allí junto con los Caballeros Jedi.

Padmé Amidala logra pactar una alianza con los gunganos en contra de la Federación de Comercio. Los gunganos, dirigidos por Jar Jar Binks, inician una lucha contra los androides de la Federación logrando capturar al Virrey Gunray.

Mientras tanto, los Caballeros Jedi Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn se encuentran con Darth Maul y luchan contra él. Durante la lucha, Qui-Gon Jinn muere asesinado por Darth Maul, pero antes de morir, ruega a su compañero Obi Wan Kenobi que se encargue del entrenamiento del joven Anakin.

Posteriormente, Darth Maul, verdugo de Qui-Gon Jinn, será derrotado por Obi Wan Kenobi, vengando así la muerte de su compañero.

Por último, la nave de la Federación de Comercio que controlaba a los androides del planeta Naboo es destruida por el joven Anakin, con lo que la reina Padmé Amidala consigue finalmente instaurar la paz entre el poblado gungano.