Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza

la_guerra_de_las_galaxias

Star Wars: Episode IV – A New Hope  más conocida por su Star Wars y en España y Latinoamérica como La Guerra de las Galaxias,  ha sido la primera película de la saga que fue escrita y dirigida por George Lucas. Aunque fue la primera película que se estrenó de lo que con el tiempo sería una serie de episodios a cada uno más exitoso y esperado, en realidad era la   cuarta en términos de cronología interna porque The Empire Strikes Back y Return of the Jedi  continuarían la trama original y la  trilogía La amenaza fantasma, El ataque de los clones y La venganza de los Sith nos relataría los primeros hechos que dieron lugar a la Guerra de las Galaxias y el por qué del antagonismo de Darth Vader.

Cuando La Guerra de las Galaxias se estrenó el 25 de  mayo de 1977, revolucionó a todo el público y cambió la forma de hacer cine, sus efectos especiales deslumbraron a todos por su originalidad, y la convirtieron en  una de las películas más exitosas de todos los tiempos, ganando seis premios Óscar de diez nominaciones.

La historia en esta primera entrega de la Guerra de las Galaxias, gira en torno a un grupo de guerrilleros,  la Alianza Rebelde, que intentan destruir la estación espacial Estrella de la muerte, creada por el opresor Imperio Galáctico. El personaje central es Luke Skywalker que vive en una granja pero que abandona la misma para emprender un viaje con el maestro jedi Obi-Wan Kenobi para unirse a la Alianza Rebelde.

United Artists fue la primera productora que realizaría la película, pues había contratado a George Lucas para filmar primero American Graffiti y luego una  opereta espacial denominada The Star Wars, pero pronto se retiraron y fue Universal Studios quien accedió a producir las dos películas, sin imaginar seguramente el gran éxito que sería la Guerra de las Galaxias.

Lucas por entonces escribía su maravilloso guión y compiló sus bocetos para conformar una sinopsis de dos páginas de extensión, titulada The Journal of the Whills, mismo que  no tenía mucho que ver con el que al final sería la versión cinematográfica. que llegaría a ser considerado para la adaptación cinematográfica. Pero el camino a filmar su película se hizo más complicado porque para entonces Universal dejo de lado el proyecto y él entro en negociaciones con 20th Century Fox, llegando a un acuerdo para comenzar a filmar en junio de 1973, con la financiación para el filme  de 150,000 USD,  y para mayo de 1974 Lucas había acabado su primer guion.

En 1975 George Lucas constituyó la empresa de efectos especiales Industrial Light & Magic, y comenzó todo  el proceso de realización de los efectos de  Star Wars. Se desarrollaron los mismos en  un almacén de Van Nuys, California, con base en la técnica de «control fotográfico del movimiento», creando una ilusión óptica en cuanto al tamaño de algunos objetos, empleando cámaras pequeñas que se moverían lentamente. Las naves espaciales fueron construidas a partir de imágenes creadas por Joe Johnston, con aportaciones de Lucas e ilustraciones de McQuarrie,  y todos los objetos y naves como los ambientes estaban diseñados para lucir como muy antiguos.

El rodaje comenzó en el desierto de Tunez el 22 de marzo de 1976, no todo fue bien porque se presentaron algunos inconvenientes como  una extraña tormenta, sumado al mal funcionamiento de la utilería y a algunas averías electrónicas, así como que el  actor Anthony Daniels, intérprete de C-3PO resultó herido luego de que una de las piezas que conformaba a la pierna izquierda del robot se rompiera y atravesara el plástico que cubría su pie. La siguiente etapa llevó al elenco y la producción a Estudios Elstree, cerca de Londres.

Entre las contrariedades que tuvieron que sufrir, Lucas y el equipo de producción se encontraba el desconocimiento por el reparto de la trama y la poca seriedad con que asumían la filmación que entendían como una película infantil, además de algunos desacuerdos con el director de fotografía Gilbert Taylor. Pero Lucas supo arreglar los problemas cuando decidió crear la mayoría de las secuencias y elementos de la película por su cuenta propia. Y aún surgirían problemas con la productora que parecía querer abandonar el proyecto ante el aumento de su costo, así que con un ultimatum de una semana más para terminar, el equipo realizador se dividió en tres unidades, dirigidas por Lucas, Kurtz y el supervisor Robert Watts, como estrategia para cumplir con el ultimátum de Fox.

Todos esos pequeños inconvenientes que en realidad afectaban bastante a la producción, produjeron depresión, hipertensión y cansancio en un Lucas al que los médicos pedían reducir el estrés. Lo que parecía imposible ante la presión de los estudios y el protagonista Mark Hamill en el hospital a causa de un accidente de tráfico, con todo eso el estreno pasó de la navidad de 1976 al verano de 1977.

No fue mejor la edición, Lucas tuvo que despedir al editor por el mal trabajo realizado, contrato para el trabajo a  Paul Hirsch y Richard Chew, y aún recurrió a su esposa Marcia Lucas para que ayudara a editar la película; él mismo tuvo que ponerse a trabajar en los efectos especiales, editando las  escenas dogfight (combates aéreos de aviones caza) de un par de películas antiguas que contenían elementos bélicos, para inspirar a los empleados que hacían la edición.

No menos intensa fueron la música y el sonido de Star Wars, porque en un principio, Orson Welles prestaría su voz para Darth Vader pero al final se decidieron por el actor  James Earl Jones. Y fue entonces cuando Ben Burtt comenzó la labor de elaborar los sonidos de ese mundo viejo, gris y sucio de La Guerra de las Galaxias, los que se lograron con modificaciones de sonidos comunes como  la modificación del bramido de un elefante, para crear los ruidos de los caza estelares;  un cable de acero bajo tensión sometido a golpes constantes hizo el sonido de  las explosiones y los característicos zumbidos de los sables de luz fueron la mezcla de  los ruidos de un televisor averiado con los emitidos por un viejo proyector de 35 mm. Los disparos láser son producto de un martillo que golpea al cable de una torre para antena de radio y muchas otras modificaciones resultaron siendo los variados sonidos de la película.

20th Century Fox y sus ejecutivos  quedaron fascinados al conocer una de las primeras ediciones de La Guerra de las Galaxias. Lo que vino después fue la elección de la banda sonora, que resultó tan exitosa que se le considera sino la mejor una de las mejores desde que el cine llegó a ser sonoro, y fue John Williams, creador de  la banda sonora de Tiburón, por la cual ganó un premio Óscar, el encargado de componer la banda sonora de Star Wars. Polydor Records distribuyó la banda sonora en formato compacto. En 1993, 20th Century Fox lanzó una caja recopilatoria de 4 discos, con las bandas sonoras de la primera trilogía de Star Wars.

Lucasfilm contrató a Charles Lippincott como director de marketing de Star Wars, quien logró un ventajoso  trato con Stan Lee y Marvel Comics para adaptar la película a una historieta y otro con la editorial Del Rey para la novelización; por su parte. Con la empresa  Kenner Co. se negoció la comercialización de  pequeña línea de vehículos y muñecos de acción basados en los personajes de la película. La fecha del estreno fue  el 25 de mayo de 1977, para que la película no fuera estrenada tan cerca de otros prometedores estrenos, no obstante no obtuvieron muchas salas dispuestas a exhibirla y tuvieron que recurrir a presionar que para obtener una película que se adelantaba éxito  Más allá de la medianoche,  debían reservar también Star Wars.

Solamente 37 salas exhibieron Star Wars, y seguro que como tantos otros se sorprendieron con el éxito arrollador que tuvo la película, que se convirtió en todo un suceso que también influyó en la posición de la  Fox de la que sus acciones doblaron su valor, y sus ganancias anuales fueron superiores  a 79.000.000 dólares en 1977, para 1978 se había visto alrededor del mundo con aún más éxito y al Grauman’s Chinese Theatre, acudían  C-3PO, R2-D2 y Darth Vader para dejar  sus huellas en la entrada posterior del teatro.